Recetas del eco-diseño

Plato preparado con una cocina solar.
Image caption Sin fuego y sin humo, la cocina solar puede alcanzar los 120 ºC.

Proponen un matrimonio conveniente entre innovación y sustentabilidad. De esta nueva tendencia en diseño industrial nace una cocina solar para llevar colgada del hombro, lista para usar.

Pesa menos de un kilo, y puede llevarse colgada del hombro, como un bolso de viaje.Y es un nuevo modo de entender el arte culinario: una cocina solar que puede usarse en el camping, permite a los niños experimentar con las energías renovables, y provee alimentos para muchos en un campo de refugiados.

Nacida como un proyecto universitario, refinada en charlas de café y premiada por su aporte a la innovación, la cocina solar Eco-on es el primer producto nacido del "laboratorio" de diseño argentino X-Cruza.

Allí, un equipo de diseñadores industriales trabaja en lo que se ha convertido en una nueva tendencia creativa aplicada a la producción: el eco-diseño, o diseño sustentable.

"Este tipo de enfoque es nuevo en Argentina y en América Latina. Nosotros nos dedicamos a desarrollar productos relacionados con energías renovables, pero que sean de alcance masivo. Se trata de ‘popularizar’ el uso de las energías renovables", explica a BBC Mundo Carlos Genoud, uno de los socios del estudio X-Cruza.

La necesidad de llevar el diseño sustentable "a las góndolas del supermercado", como señalan los creativos, se hizo evidente después de observar que muchos de los productos que se proponen como "eco-amigables"no pasan de ser inventos, prototipos, o dispositivos hechos de manera artesanal para unos pocos con conciencia verde.

Decidieron, así, enfocarse en una necesidad primaria: la de la alimentación.

"La cocina permite una percepción directa del uso de las energías renovables: hay que salir a la naturaleza para cocinar, se siente que uno está usando el sol y, si se nubla, la cocción se interrumpe: Es una comprensión muy diferente de cómo funciona la energía solar a la que uno puede tener, por ejemplo, con un panel fotovoltaico", compara Victoria Rique, la otra responsable del proyecto.

Prototipos y mejoras

Image caption La base de este diseño es un tejido capaz de concentrar los rayos solares.

Ahora bien, ¿qué tiene de original esta cocina portátil?

Ganadora delconcurso "Ciudad y Tecnología", del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el dispositivo es el resultado de cuatro años de desarrollo y más de 15 prototipos - confeccionados, probados y mejorados - que ha llegado a la instancia de modelo industrial y se comercializa por unos US$55.

"Primero la regalamos, y la fuimos mejorando con información de los usuarios. Hace dos años comenzamos a fabricarla a escala industrializada, a través de una línea textil(el material base de la cocina es una especie de tela, que se cose) y la comercializamos logrando lo que nos habíamos propuesto: llevarla a un público general, no sólo a un nicho de científicos o ecologistas", relata Genoud a BBC Mundo.

Los clientes surgieron en destinos impensados, como Egipto, Italia o Haití.

Pero el invento también generó interés en la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) porque es apto para situaciones de emergencia o desplazamientos humanos por crisis o catástrofes.

Además, permitió a sus creadores tomar parte en un programa de enseñanza en escuelas rurales, donde los alumnos hacen maratones de gastronomía solar para entender el beneficio de las energías verdes.

Los niños, y los eco-chefs pioneros, no sólo hacen un caldo básico, una hamburguesa vuelta y vuelta, o una salchicha de urgencia. El recetario de la cocina solar incluye platos elaborados, desde flanes a dulces, masas o soufflés. Casi cualquier cosa a la que los cocineros se atrevan.

El dispositivo, que funciona por el principio de reflexión y concentración de rayos y por un "efecto invernadero" generado por material aislante,alcanza los 120°C y cocina en el doble de tiempo que los hornos tradicionales.

"Es otro concepto de cocinar. No produce fuego, no genera humo, no tiene impacto en el medioambiente", resume Rique.

Nuevo abecé

Image caption Entre las ventajas de la cocina solar: sólo pesa un kilo y es fácil de transportar.

Donde también el eco-diseño intenta romper con los conceptos tradicionales es en el mismo corazón de la industria.

Según los diseñadores comprometidos con las nociones de sustentabilidad, no se trata sólo de la elección de materiales poco dañinos o del reciclado de desechos.

"El término 'eco' está visto de una manera simplificada, como sinónimo de 'reutilización'. Pero hay que pensar que hay procesos, dentro de la producción, que tienen mucho más impacto sobre el medioambiente que usar o no material reciclado”, opina Genoud.

Así, una suerte de decálogo del diseño sustentableestablecerá pautas para minimizar el impacto del proyecto industrial, entendido como un todo: reducir los pasos de producción, controlar la energía consumida, minimizar la cantidad de piezas de un producto, o reducir el embalaje para ahorrar energía a la hora de transportarlo.

El perro-tortuga

Image caption Este juguete fue fabricado reutilizando diseños de juguetes anteriores.

Los principios, dicen, se pueden aplicar a virtualmente cualquier industria. En X-Cruza, incursionaron en artículos de bazar, ferretería, medicina y salud, pero, sobre todo, en el mundo del juguete.

El desafío fue ayudar a fabricar un perro de arrastre de plástico… con patas de tortuga.¡Y que no se notara!

Los diseñadores sugirieron a un empresario brasileño reutilizar matrices de una línea de juguetes anterior para fabricar una nueva. Lo cual permitió a la compañía expandir su oferta, pero sin tener gastos adicionales.

Clave para la sustentabilidad, dicen, es ir más allá de la moda: pensar estilos que no caduquen en un par de meses, darle un "toque racionalista" al diseño y rescatar ante todo la funcionalidad del objeto. Ser clásico es ser moderno, dice el slogan no escrito del eco-diseño.

En una competencia imaginaria entre un vetusto Volkswagen escarabajo, epítome de lo clásico, y un celular de última generación, ejemplo acabado de la novedad pasajera, los eco-diseñadores tienen claro qué prefieren.

Lo mismo prefiere el planeta, agradecido por este matrimonio conveniente entre creatividad industrial y sustentabilidad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.