Última actualización: viernes, 21 de agosto de 2009 - 15:15 GMT

Bolivia: cultivos a salvo de inundaciones

Bosque talado, departamento de Beni

La técnica de "camellones" reduce la tala de árboles para agricultura.

Agricultores en el corazón de la Amazonía boliviana están experimentando con un método agrícola inspirado en la sabiduría de los pueblos indígenas que vivieron en esa zona hace siglos. Se trata de una técnica que ofrece protección contra los extremos del cambio climático, reduce la deforestación y mejora tanto la nutrición como la seguridad alimentaria.

Agricultores en Beni utilizando el sistema de canales

El sistema se basa en el uso de plataformas elevadas de tierra cultivable rodeadas por canales.

Ampliar imagen

Parecen metas muy ambiciosas, pero son precisamente las que busca lograr un proyecto que desde hace dos años impulsa una organización no gubernamental cerca de Trinidad, la capital del departamento de Beni.

El sistema se basa en la construcción de los llamados “camellones” o plataformas elevadas de tierra de hasta dos metros de altura, rodeadas por canales.

Los camellones se encuentran por encima del nivel de las inundaciones y por ello protegen semillas y cultivos, evitando que sean arrasados. El agua en los canales provee a su vez una fuente de irrigación y nutrientes durante la época seca.

Como los pueblos precolombinos

Comunidades pobres en Beni utilizan hoy técnicas parecidas a las desarrolladas por los pueblos precolombinos para enfrentar problemas similares.

Oscar Saavedra, Fundación Kenneth Lee

Un sistema similar al de los camellones fue utlizado por los pueblos precolombinos que vivieron en el Beni entre el 1.000 A.C. y el 1.400.

“Uno de los aspectos más extraordinarios de nuestro proyecto es que comunidades pobres en Beni utilizan hoy técnicas parecidas a las desarrolladas por los pueblos precolombinos para enfrentar problemas similares”, asegura Oscar Saavedra, director de la Fundación Kenneth Lee y creador del proyecto.

Uno de esos problemas era qué hacer ante las periódicas inundaciones, que según Saavedra “fueron la base para el florecimiento de una gran civilización”.

Las inundaciones siguen siendo un enorme problema para Beni. En 2008 se registraron las peores en medio siglo y los dos años anteriores también habían sido problemáticos.

El año pasado, unas 120.000 personas se vieron afectadas por las inundaciones –uno de cada cuatro habitantes del departamento- y las pérdidas superaron los US$200 millones.

Tierras inundadas

Vastas extensiones de tierra en el Beni se encuentran bajo agua durante meses, salvo en las zonas elevadas.

Ampliar imagen

La experiencia del 2008 llevó a muchas mujeres a participar en el proyecto de camellones.

“Todo se perdió. Yo había sembrado arroz, maíz, rama, plátano y cebollas en mi chaco, pero todo se llevo el agua. Se quedó limpio,” explica Dunia Rivero Mayaco, madre de tres niños en la localidad de Puerto Almacén, cerca de Trinidad.

“Me tumbó también mi casita. Tuvimos que vivir tres meses en la carretera bajo una carpa. Se enfermaron los hijos. Ésa es la razón porque estoy trabajando los camellones ahora. No quiero que se pierda todo lo que está sembrado de nuevo por el agua.”

Inundaciones, "una bendición"

Unas 400 familias se han registrado en el proyecto en cinco localidades, cultivando principalmente maíz, yuca y arroz. Muchas de las parcelas aún se encuentran en fase experimental, pero las primeras señales son prometedoras. Todo indica que la productividad está mejorando.

“Los camellones nos van a ayudar cuando vienen las inundaciones”, afirma Maira Salas de la localidad de Copacabana, unos veinte minutos en bote bajando por el río Ibaré. “Los plátanos, la yuca, normalmente se mueren rápido. Los camellones son más altos para que pueda sobrevivir todo lo que está arriba.’

Maira Salas, agricultora en el departamento de Beni

"Nuestros antepasados eran valientes, fuertes. No tenían tractores, es increible", señala la agricultora Maira Salas.

‘Yo me siento muy orgullosa de ser de acá. Estamos aprendiendo de nuestra cultura de muchos años atrás. Recién empezamos a entender que nuestros antepasados habían vivido así y habían sobrevivido. La gente era tan valiente, tan fuerte. No tenían tractores. Es increible.’

El proyecto busca que los agricultores vean las inundaciones no como una carga, sino como una bendición.

Durante la época de lluvias, vastas extensiones de tierra en el Beni se encuentran bajo agua durante meses, salvo en las zonas elevadas.

Cuando las aguas retroceden hacia los tributarios del Amazonas, se llevan consigo nutrientes, dejando atrás un suelo arenoso donde es difícil cultivar. En el proyecto de los camellones, en cambio, el agua que queda tras las inundaciones es utilizada para aumentar la fertilidad del suelo e irrigar en tiempos de sequía.

En pocas palabras, de ser víctimas de las inundaciones, los agricultores se transforman en dueños de su destino, capaces de aprovechar el exceso de agua en forma ventajosa.

Combatir el cambio climático

La organización no gubernamental internacional Oxfam apoya el proyecto, porque ofrece a los agricultores pobres una forma de adaptación al cambio climático.

Agricultores en el departamento de Beni

El proyecto busca que los agricultores vean las inundaciones no como una carga, sino como una bendición.

Ampliar imagen

Si como predicen muchos expertos, los ciclos de El Niño/La Niña se incrementarán en intensidad y frecuencia, el proyecto podrá ayudar a familias pobres a enfrentar en mejores condiciones las lluvias impredecibles y los eventos climáticos extremos.

“No importaría ya cuándo lleguen las lluvias, puesto que el exceso de agua puede ser manejado en forma efectiva en cualquier época del año”, señala Oscar Saavedra.

Otra ventajas potenciales del esquema incluyen:

  • El sistema utiliza fertilizantes naturales, en particular plantas acuáticas de los canales llamadas “tarope”, que también purifica el agua.
  • Los canales también proveen un medio para piscicultura y cultivo de plantas para forraje
  • Los camellones pueden constituir un banco de semillas natural a salvo de inundaciones
  • El sistema reduce la necesidad de talar bosque. Esto se debe a que en el sistema tradicional la tierra se agota luego de dos o tres años, lo que lleva a los agricultores a buscar nuevos terrenos y talar bosque para crear parcelas cultivables.

La técnica de camellones tiene numerosas ventajas, pero algunas participantes del proyecto señalan que la prueba de fuego del sistema será en un año de grandes inundaciones o sequías.

Este proceso podría ser repetido en otras zonas con condiciones similares a Beni, en países como Bangladesh, India y China. Podría ayudar a reducir el hambre en el mundo y a combatir el cambio climático.

Oscar Saavedra, Fundación Kenneth Lee

También hay otros desafíos. Uno de ellos es asegurar un ingreso para las familias, tal vez mediante el cultivo de hortalizas. Otro es vencer el escepticismo de aquellos habitantes según los cuales el sistema de camellones lleva demasiado tiempo y esfuerzo, en comparación con otras fuentes de empleo.

Oscar Saavedra, quien experimentó durante seis años en su propio jardín para optimizar la compleja hidrología del sistema, está convencido de que el proyecto de camellones puede ser extendido, incluso a otros países.

“Este proceso podría ser repetido en otras zonas con condiciones similares a Beni, en países como Bangladesh, India y China. Podría ayudar a reducir el hambre en el mundo y a combatir el cambio climático”.

¿Quiere saber sobre el sistema de camellones?

¿Cree que contribuirá a la adaptación al cambio climático?

¿Conoce usted algún proyecto positivo en respuesta al cambio climático sobre el que podamos conversar con sus organizadores?

SUS COMENTARIOS

Éstos son algunos de los comentarios recibidos. Los textos responden a las preguntas planteadas en el foro y son reproducidos sin correcciones de ortografía o de sintaxis. La BBC cuida que los comentarios no ofendan la dignidad de las personas y que no sean difamatorios. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.

Este sistema tambien fue utilizado por los tlaxcalteca del Valle de Mexico en epocas prehispanicas, aun se conserva en algunas zonas pero esta en proceso de desaparicion. Seria muy provechoso poder intercambiar informacion a nivel de organizaciones campesinas sobre este metodo y la manera de difundirlo en nuestro continente.
Carlota

Sabios los antepasados indígenas, me interesa conocer algo mas de esta forma de cultivar,me interesa el método del japones Fukuoka donde en la diversidad de cultivos, se protejen unas plantas a otras. Pero no sería aplicable para tierras inundables. En estas tierras de Sudamérica, tan desprotejidas y tan explotadas para sacar provecho inmediato, mirar a la sabiduría ancestral es muy positivo. Sigan adelante, Mabel Mabel Pérez, Montevideo Uruguay

No soy ingeniero, pero deseo conocer ampliamente sobre este metodo haber si podemos comensar a discutuir y con posibilidades de poner en practica en algunas zonas de nuestra costa norte COLOMBIANA. GRACIAS por tan importante informacion.

BLAS VALENCIA VALAENCIA, BARRANQUILLA, COLOMBIA

Los camellones tambien se utilizan en algunos sembradios en Venezuela: TALES COMO EL CULTIVO DE LA PAPAYA (LECHOZA)

AJI DULCE PERO NO TAN PROFUNDOS: ME GUSTARIA SABER MAS SOBRE EL SISTEMA:

dilia santamaria, venezuela

asombro , en esta zona algo de eso se podría usar ,ej, los canales ,taipas de las arroceras

marcos sehinkman, buenos aires argentina

Es una excelente y eficiente forma de luchar contra la desertificación, pues al final lo unico que queda es arena, pero el conocimiento ancestral de pueblos primitivos con respeto a madre tierra, agua, aire y padre sol les entregó siempre formas de lucha contra estas situaciones, que les permitió subsitir en paz con los demas seres vivos y su entorno. Esto se repite en pueblos de cada rincon del orbe. Importante comprender solo empleo comunitario de tierra, aire y agua, otorga su valor sagrado.

luciano mena quezada, san bernardo, chile

Es muy reconfortante saber que en otras partes del mundo este sistema tambien se utiliza. Nosotros en ASPROCIG (www.asprocig.org) lo implementamos en una fase piloto desde el año 1998, como un mecanismo para garantizar la producción de comida y excedentes agrícolas en areas inundables de la cuenca baja del rio Sinu. Nos gustaria intercambiar nuestra experiencia en este campo con los compañer@s del Beni en Bolivia.

Juan Jose Lopez Negrete, Lorica, Colombia

Interesante ,simple y logica solucion que con la ayuda del Estado solucionaria los graves problemas de inundacion en las zonas bajas de la costa salvadorena

Nelson Monti, Santa Tecla, La Libertad, El Salvador

Interesante ,simple y logica solucion que con la ayuda del Estado solucionaria los graves problemas de inundacion en las zonas bajas de la costa salvadorena

Nelson Monti, Santa Tecla, La Libertad, El Salvador

En Tocuyo de la Costa Estado Falcon, Venezuela se intentó algo similar construyendo la laguna de Tacarigua aprovechando la crecida del rio Tocuyo, pero los controles de compuertas quedaron a manos del estado y hoy existe desorden, anarquia y perdida en el aprovechamiento del agua que es necesaria para cultivos de hortalizas y cocotales. Seria bueno recuperarla

juan reyes, caracas, venezuela

Viviendo con el cambio climático

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.