"Se trata de respeto, tiempo y paciencia"

Cristina Goettsch Mittermeier
Image caption Cristina estará exhibiendo sus fotografías en Copenhague, en el marco de la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático.

Respeto, paciencia, humildad, pasión, entrega. Son palabras que fueron surgiendo durante la conversación con la fotógrafa mexicana Cristina Goettsch Mittermeier, quien ha dedicado su vida para demostrar la importante relación entre las culturas humanas, especialmente las indígenas, y la biodiversidad.

Cristina ha recorrido el mundo con el objetivo de captar los contrastes de nuestro planeta, que sufre la problemática de la explotación de sus recursos.

A través de los años ha publicado diversos trabajos y participado en foros y exposiciones dedicados a la conservación de la naturaleza, como en el que estará participando la próxima semana en Copenhague con motivo de la Cumbre Mundial sobre Cambio Climático.

Cristina accedió a responder las preguntas de los lectores de BBC Mundo, brindando un recorrido a través de su vida, su inspiración, las técnicas que utiliza y el particular mundo que logra ver por el lente de su cámara.

Existe algún recuerdo de tu infancia que haya sido la primera pulsación de amor por la fotografía? y ¿cómo es que decidiste trabajar con tribus?Sherezade Ortiz, Caracas, Venezuela

La respuesta es diferente, la primera pulsación no fue con la fotografía sino con la conservación de la naturaleza.

El primer recuerdo que he tenido, así como de una preocupación intensa, fue a los trece o catorce años cuando leí el libro de Paul Ehrlich, que se llama The Population Bomb, la bomba poblacional.

Fue en ese momento que me cayó el veinte, como dicen por ahí.

Los problemas que tiene nuestro planeta debido, principalmente, a la explotación de recursos, la sobrepoblación humana, etc. La fotografía vino después, y vino simplemente como una herramienta para tratar de comunicar soluciones y la problemática ambiental.

¿Cómo logras penetrar la intimidad de los sujetos que fotografías para que te regalen tan increíbles momentos?Alain, La Habana, Cuba - Felipe De La Sotta, Río de Janeiro, Brazil

¡Qué linda pregunta! Gracias Alain. Se trata sólo de tener respeto y dedicarle el tiempo y la paciencia que se requiere.

Uno no puede llegar a una aldea, uno no puede llegar a una comunidad, a un pueblo, a una ciudad, a un vecindario y esperar que en cinco minutos la gente se abra y te permita entrar.

Uno tiene que llegar ahí y llegar con humildad, con honestidad, pasar el tiempo que se requiere. A veces hasta una semana sin ni siquiera sacar la cámara para que la gente se acostumbre, para que te tengan confianza, para que te abran las puertas de sus casas.

Ya después el fotógrafo lo que tiene que hacer, ya sea de naturaleza o de lo que sea, convertirse en una mosca en la pared y pasar desapercibido. Lo más importante es tratar de ser invisible y no crear un escenario, decirle a la gente que se coloque, sino simplemente dejar que los momentos sucedan.

¿En que se inspira? ¿Cómo interactúa usted con sus protagonistas sean humanos, animales o personas?Carlos Vanz, Caracas, Venezuela

Image caption Para Cristina Miettermeier no hace falta un equipo muy costoso para poder capturar buenas imágenes.

Fíjate que la interacción con animales es un privilegio para el fotógrafo y para el biólogo, para todos los que tenemos la oportunidad de pasar tiempo en la naturaleza. Es una interacción que tiene que ser de mucho respeto.

Yo conozco muchos fotógrafos que por la intensidad y por el deseo de tomar la fotografía muchas veces asustan a los animales o los ponen en peligro. Lo mejor que se puede hacer es tener mucha paciencia, trabajar con los científicos, trabajar con los biólogos que son los que conocen su comportamiento y darles el tiempo que se merece.

Uno no puede llegar y esperar que en dos o tres días te salga una foto buena. Hay que pasar tiempo y por eso la fotografía es una disciplina difícil y costosa.

Me causó bastante curiosidad la fotografía de la señora con el ganso en la cabeza, me gustaría saber, cómo es que lograron tal posición puesto que imagino no debió ser muy fácil. Carolina, Cusco, Perú

Sabes que esa señora… Bueno, la fotografía fue hecha en China, en un mercado, en un pueblito que se llama Tachen, casi en la frontera con India. Yo estaba jugando con mi cámara. Tenía una mecánica, muy antigua -una Sea Gold- que es una doble réflex, es decir, que cuando tu miras arriba de la pantalla, la imagen se ve invertida. Yo estaba mirando ahí cuando vi a esta mujer caminando hacia mí.

La mujer traía el ganso en la cabeza, así como se ve. Yo lo único que hice fue pedirle que se volteara y la fotografié contra una puerta abierta que es el fondo negro que se ve ahí.

La cámara no tenía un sistema de metraje de luz interior, entonces tuve que sacar un medidor de luz para su cara, hice dos clicks y ahí se acabó, porque la gente curiosa vino y nos rodeó, la señora se puso nerviosa y el ganso se puso a patalear. Pero ella así lo traía, yo no se lo coloqué.

¿Muchos lectores preguntan sobre qué cámara, teleobjetivos, macros o materiales usas? ¿Con cuánto equipo viajas?

Como todos los fotógrafos yo empecé llevando más equipo que el que era necesario. El principio de mi carrera fue con cámara de formato medio de película, pero la transición ahora me ha llevado a la cámara Sony Alfa 900, que es una cámara profesional, buenísima, que tiene 24,6 megapixeles lo que me da un archivo fotográfico muy grande, con muchísimo detalle.

Y por ser mujer y viajar en distancias muy remotas, cargando todo mi equipo, viajo muy ligera.

Siempre llevo dos cuerpos de cámara, dos Alfa 900, y siempre traigo cuatro o cinco lentes. Todos los lentes que tengo son Sony, Carl Zeiss, y me gusta tirar mucho con los lentes de gran angular, desde el 16 milímetros hasta el 70, en una serie de rangos. Por eso tengo un 16, un 16-35, un 24-70, y luego tengo dos telefotos cortos, un 70-200 y un 70-400.

Tengo un macro 100 para trabajo cercano, pero lo importante es conocer muy bien el equipo, para que todos los lentes puedan cumplir más de una función. Si uno conoce bien el equipo no tienes que cargar todo el equipo del mundo. Es más que nada entender lo que necesitas y usarlo bien.

¿Como conservacionista de la naturaleza cómo haces para equilibrar tus actividades rutinarias: uso de automóviles, tecnología, consumo de agua, etc.? ¿Cómo haces para no quedarte atrás en la época moderna en la que vivimos? José Antonio Ocanto Ramírez, Trujillo, Venezuela

Yo creo que todas estas cuestiones son un deber cívico, de conservar el agua, de reciclar, de tener cuidado con los recursos, de no comprar especies en peligro.

A mí me preocupa muchísimo el sobre uso de la pesca, por ejemplo, que siempre se fomenta que hay que comer pescado, pero pocas veces nos preguntamos si está en peligro.

Entonces hay que ser responsable primero con uno, muy responsable de cómo criamos a nuestros hijos y los valores que les damos, y además de eso hay que hacer un poco más...

Además de que manejo un vehículo híbrido, que mi casa está super enfocada a las tecnologías verdes, yo le he dedicado mi vida completa a tratar de educar a otras personas acerca de la importancia de la biodiversidad y de las culturas indígenas. No son sólo las cuestiones de energía sino también las cuestiones de conservación de biodiversidad.

Me quiero iniciar en el área de la fotografía ¿cómo me puedo iniciar en esta profesión? Gerson Romero, San Salvador, El Salvador

Como la mayoría de los fotógrafos empiezan y eso es haciéndose voluntario con algún grupo ambientalista o ecologista de conservación local. Yo empecé así, me asocié con Conservación Internacional en México y empecé a documentar sus proyectos. Siempre donaba mis fotografías y al poco tiempo el trabajo que yo hacía para ellos se volvió indispensable.

Hoy en día hay una línea en el presupuesto que ellos me mandan para que viaje, para que tome las imágenes que su organización necesita. Mi consejo para todos ellos es que encuentren algo que realmente les apasione y eso es lo que hay que fotografiar. El trabajo habla solo cuando está hecho con pasión y entrega.

Pero comprar una cámara es una cosa y tener un equipo de trabajo tan costoso como el que portas es otra…

Es un largo trayecto, pero esa foto de la mujer con el ganso la hice con una cámara que compré en un mercado en la calle. La cámara es una curiosidad antigua.

No es la cámara, es el fotógrafo, y uno puede hacer imágenes lindísimas con un equipo muy sencillo. Hay tantos cursos en Internet dónde se pueden aprender técnicas fotográficas que no es necesario gastar una cantidad enorme en el equipo ¿no?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.