El regreso de "Las tortugas Ninja"

Tortuga de orejas rojas
Image caption Estos animales viven entre 20 y 30 años.

¿Se acuerda de Leonardo, Rafael, Miguel Ángel y Donatello? No nos referimos a los cuatro artistas del Renacimiento italiano sino a los protagonistas de una serie de televisión, que más tarde se convirtió en una película, y que causó furor a principios de la década de los '90.

"Las tortugas Ninja" se hicieron tan populares en el Reino Unido -y en el mundo- que la tortuga de agua se convirtió de la noche a la mañana en la mascota favorita de los niños británicos.

Hace rato ya que la serie pasó al olvido. Y los dueños de estas mascotas -cuya longevidad supera ampliamente la popularidad de la gran mayoría de los show televisivos- se deshicieron de estos reptiles liberándolos en los lagos y ríos cercanos, creando así un problema entre especies nativas y foráneas que los expertos aún no han podido resolver.

"Las tortugas de aguas son muy atractivas de recién nacidas, pero el problema es que tienen el potencial de vivir por varias décadas", le dice a BBC Mundo John Baker, de Conservación de Anfibios y Reptiles, una organización no gubernamental que se dedica a restaurar el hábitat natural de los lagos británicos.

Si bien las temperaturas en el Reino Unido son mucho más frías que la del sudeste de Estados Unidos, de donde son oriundas las tortugas de orejas rojas que llegaron a ese país, éstas han logrado sobrevivir los duros inviernos europeos.

Lucha

Cuando se hacen demasiado grandes -el caparazón puede llegar a alcanzar los 30 centímetros- y después de muchos años, la gente ya no sabe que hacer con ellas y las abandona en algún lago, explica la ONG.

"Es básicamente un fenómeno urbano. La gente ve una tortuga en el lago y prefiere liberar allí la suya para que tenga compañía. Así es como llegas a encontrar hasta 50 ejemplares en un solo lago", agrega Baker.

De este modo, la tortuga de agua se convierte en el organismo dominante del hábitat y compite por comida -y gana- con el resto de las especies nativas que viven en el lago.

"Muchos creen que porque son animales de sangre fría no necesitan muchos alimentos, pero comen bastante y además se alimentan de especies nativas como renacuajos o peces", señala Jules Howard, otro integrante de la ONG.

"También ensucian el agua y tienen el potencial de transmitir enfermedades a los animales del lugar", explica Baker.

En busca de un techo

Image caption La serie de TV "Las tortugas Ninja" hizo que las tortugas de agua se vuelvan muy populares.

La tortuga de agua de orejas rojas es reconocida mundialmente como una especie invasora. Por esta razón, desde hace años se introdujo una ley en la Unión Europea que prohíbe su importación. Pero fueron tantas las tortugas liberadas en los últimos años que aún los conservacionistas siguen lidiando con ellas.

¿Qué hacen cuando encuentran un ejemplar? "Es un tema que aún no hemos resuelto", le dice a BBC Mundo Baker."Por ley, una vez que las encontramos, no las podemos dejar allí".

"Tratamos de ubicarlas en algún santuario para mascotas abandonadas, pero como viven muchos años y nadie las quiere ahora como mascotas, estos centros están saturados".

Mientras continúan buscando una solución al problema, Baker insta a los niños y sobre todo a los padres a no considerar a las tortugas de agua bajo ningún concepto como mascotas.

"Al principio parecen lindas, pero piensa que pueden llegar a alcanzar el tamaño de un plato grande".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.