Twitteros en la mira de la policía

Twitter sirve para intercambiar mensajes, saludos o cualquier información de no más de 140 caracteres. Pero en Ciudad de México la red social también ha sido utilizada para evadir los puntos de control de alcoholemia que instala el gobierno local.

Image caption Twitter ha sido utilizada para evadir los puntos de control de alcoholemia.

La policía capitalina afirma que esta práctica es un delito, y advirtió que sancionará a quienes avisen de la ubicación de estos retenes del programa Conduce sin Alcohol, conocido como alcoholímetro.

"Con la gracia que están haciendo de alertar a la gente ponen en riesgo la vida de quienes leen esas ocurrencias", dijo Othón Sánchez, director de Programas Preventivos de la Secretaría de Seguridad Pública local.

La polémica subió de tono. La Cámara de Diputados anunció que promoverá una reforma legal para regular el uso de las redes sociales, en particular de Twitter.

El diputado Nazario Norberto Sánchez, autor de la iniciativa, le dijo a BBC Mundo que el objetivo es sancionar a quienes cometen delitos en internet.

"Es algo muy delicado, las redes sociales no pueden servir para violar las leyes", afirmó.

De aprobarse la iniciativa, quienes hagan mal uso de internet podrían ser encarcelados.

Ciberpolicías

En México, internet se ha convertido en un espacio de protesta social.

En octubre de 2009, la Cámara de Senadores pretendió autorizar un aumento especial al uso internet, lo cual desató una inesperada ola de protestas a través de Twitter, que logró cancelar la propuesta.

Lea: Triunfo "twittero" sobre los impuestos

Pero las redes sociales también representan un sitio utilizado por narcotraficantes y secuestradores para negociar embarques de droga o elegir a víctimas potenciales, según ha dicho el Ministerio de Seguridad.

De hecho, las autoridades mantienen unidades especiales que rastrean la red en busca de posibles delitos. Se los conoce como "ciberpolicías".

Por eso la urgencia de regular su uso, insistió el diputado Sánchez, aunque reconoce que todavía no está claro cómo sancionar a los proveedores del servicio que operan fuera de México.

"Buscaremos acuerdos internacionales para aplicar los castigos, lo importante es evitar los delitos", explicó.

La nueva ley sería discutida en febrero, cuando el Congreso mexicano retome sus sesiones luego del receso.

En esta enmienda legal habría un apartado para quienes ayuden a evadir el alcoholímetro, señaló el legislador, aunque para ellos el castigo no sería la cárcel. "Estamos pensando en una multa, porque lo que se comete es una infracción", dijo.

El Torito

Más de 2.000 usuarios de Twitter están suscritos al foro que alerta sobre los retenes de alcoholímetro.

Para atrapar a quienes pretenden evadirlos, la policía de Ciudad de México decidió mover varias veces sus puntos de revisión, que generalmente se instalan las noches de jueves a sábado de cada semana.

La sanción por conducir con más de 40 miligramos de alcohol en la sangre –el límite permitido- es un arresto de entre 12 y 36 horas en un centro de detención conocido como El Torito.

Hasta ahora la estrategia no ha funcionado. Algunos twitteros, como se conoce a los usuarios de este microblog, han dicho que seguirán alertando sobre la presencia policíaca, sin importar el riesgo de ser sancionados.

Las autoridades advierten que el alcoholímetro seguirá vigente, pues en sus siete años de aplicación ha logrado reducir en 40% los accidentes de tránsito.

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los percances viales causan más de 15.000 muertes al año en el país, y en la mayoría de los casos los conductores tomaron bebidas alcohólicas.

Contenido relacionado

En otros sitios BBC