Rusia anuncia otra expedición al Ártico para probar su soberanía

El viceprimer ministro ruso, Serguéi Ivanov, anunció que Rusia mandará en 2011 una nueva expedición al Ártico para demostrar que la cordillera submarina de Lomonósov es continuación de su plataforma continental.

La cordillera de Lomonósov no pertenece a ningún Estado según lo estipulado por la Convención de la ONU de 1982 sobre Derecho del Mar.

Se estima que el Ártico podría contener un cuarto de las reservas mundiales aún no descubiertas de petróleo y gas.

Otros países con intereses en la zona, como Estados Unidos, Canadá o Dinamarca han criticado los métodos utilizados por Rusia para defender sus derechos sobre el Ártico, y tienen previsto presentar solicitudes similares ante la ONU.