China intenta desinflar burbuja inmobiliaria

China decretó nuevas normas que intentan poner freno al incremento de precios en la ciudad más grande del país, Shanghai.

Las autoridades dijeron que a partir de ahora cada familia sólo podrá tener en propiedad una casa.

Muchos chinos han recurrido a la inversión en vivienda como forma de obtener una rápida ganancia.

La medida es la última de una serie que intenta luchar contra la especulación inmobiliaria en el país, que impide a las clases menos pudientes adquirir una vivienda, lo que el gobierno chino ve como una amenaza contra el orden social y el sistema financiero.