El Senado francés otorga visto bueno a la polémica ley de pensiones

El Senado francés votó este viernes a favor de la reforma de la ley de pensiones que retrasa en dos años la edad de la jubilación.

Con 177 votos a favor, 153 en contra y 9 abstenciones, la propuesta del presidente Sarkozy se abre camino. De ser aprobada en forma definitiva, la ley obligaría a los franceses a esperar hasta los 62, y no los 60 como era habitual hasta ahora, para poder jubilarse.

Las huelgas que se alargaron por más de una semana, las protestas en la calle e, incluso, el bloqueo de las gasolineras por manifestantes que se oponen a un plan de pensiones que consideran injusto, no han podido impedir que la polémica medida saliera adelante.

Para el presidente Sarkozy ésta resulta fundamental para reducir el déficit público.