Metro Goldwyn Mayer se declara en bancarrota

Metro Goldwyn Mayer (MGM), el clásico estudio de cine de Hollywood, se declaró este miércoles oficialmente en bancarrota.

La declaración forma parte de un proceso de restructuración con el que se pretende salvar la empresa, que tiene una deuda de US$4000 millones, mediante un acuerdo alcanzado por los acreedores.

La compañía presenta una "quiebra empaquetada" en un plan que permitirá a la productora sanear sus cuentas y reemerger lo antes posible.

MGM se acoge así al capítulo 11 de la legislación estadounidense de bancarrota, por lo que será un juez el que esté a cargo del proceso de reestructuración.

Una vez que finalice el proceso se espera que sea la compañía Spyglass Entertainment, productora de Invictus, la que se haga cargo de los estudios que crearon personajes como el mítico James Bond entre muchos otros.