Afganistán y el punto final a la Guerra Fría en la agenda de la OTAN

Policía en sede de la OTAN en Lisboa
Image caption La seguridad es evidente en la sede del crucial encuentro de la OTAN en Lisboa.

La reunión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que empieza este viernes en Portugal ha sido presentada como la más importante de sus 61 años de existencia.

Los 28 miembros de la alianza intentarán consensuar el "concepto estratégico" que deberá guiar las acciones de la OTAN durante la próxima década, en medio de un panorama de recortes presupuestarios y crecientes retos.

En la cumbre de Lisboa, que concluye el sábado, la OTAN también espera llegar a un acuerdo para terminar con sus operaciones de combate en Afganistán a finales del año 2014.

Y un tercer objetivo será de el de establecer mejores relaciones con Rusia, que participará como invitada en la conferencia.

Según el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, este acercamiento representa un nuevo comienzo en las relaciones entre Rusia y la organización que se creó precisamente para combatir la expansión comunista de la entonces Unión Soviética en el continente europeo.

"Y yo iría más lejos: un nuevo comienzo en las relaciones entre Rusia y occidente", afirmó.

Estas son, según el especialista en relaciones internacionales de la BBC, Paul Reynolds, los puntos claves de la agenda.

El Concepto Estratégico

La OTAN analiza regularmente su papel y la última vez que lo hizo fue en 1999.

Image caption Rasmussen cree que la defensa de los miembros de la OTAN debe hacerse más allá de sus fronteras.

Y el mejor resumen del resultado de las discusiones de este año probablemente ya lo adelantó el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, a principios de la semana.

"Yo describiría (el papel de la OTAN) como de defensa territorial en un mundo moderno. La función fundamental de la OTAN todavía es la defensa territorial de nuestras poblaciones y de nuestros estados miembro", dijo.

"Sin embargo, debemos tomar conciencia de que en el ambiente de seguridad de nuestros días, en algunas ocasiones, puede ser necesario ir más allá de nuestras fronteras para proteger a nuestros pueblos de manera efectiva. Afganistán es definitivamente un ejemplo de esto".

Lo que esto sugiere es que la OTAN continuará interviniendo en cualquier lugar del mundo donde sienta que la seguridad de sus estados miembro está en riesgo.

No tanto un nuevo concepto, sino más bien la continuación del antiguo.

Sin embargo, este concepto tendrá que hacerse efectivo al tiempo que se reducen las cifras de personal de la OTAN, sus estructuras de comando y sus agencias.

Afganistán

Se prevé que la cumbre acuerde formalmente, bajo la mirada del presidente Karzai, un cronograma para la transferencia de responsabilidades en la lucha contra el Talibán a los militares afganos.

Image caption La OTAN quiere terminar sus acciones de combate en Afganistán a finales de 2014.

Este proceso debe comenzar el próximo año y el plazo planteado para completar la tarea es 2014.

El compromiso es importante para el el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien estará iniciando la campaña para su reelección.

También es importante para el primer ministro británico, David Cameron, quien ha prometido en varias ocasiones que las tropas británicas estarán fuera de Afganistán en 2015.

"La cumbre de Lisboa de la OTAN constituye el comienzo del traspaso progresivo de la responsabilidad a las fuerzas afganas", prometió Cameron.

Sin embargo, es más que probable que la estipulación de un plazo para el retiro del papel de combate de la OTAN produzca fricciones si no hay suficientes resultados en el terreno.

¿Qué pasará si las fuerzas afganas no están a la altura de la misión?

Rusia

En los últimos meses, se ha registrado un entibiamiento en la manera en que Rusia concibe su relación con Occidente, gracias a la política de modernización económica del presidente Dmitry Medvedev.

Image caption El presidente ruso, Dimitri Medvedev, participará en la cumbre.

Y el presidente de Rusia estará en Lisboa para asistir al primer encuentro de un mandatario ruso con líderes de la OTAN desde el operativo bélico contra Georgia, en 2008.

Rusia parece dispuesta a ayudar a la OTAN con sus operaciones en Afganistán, donde le interesa que haya estabilidad.

Para ello podría facilitar el tránsito de suministros militares no letales (incluyendo vehículos blindados) para las tropas internacionales acantonadas en Afganistán.

También es también posible que Rusia contribuya con 20 helicópetros de transporte para el gobierno afgano, y que les de entrenamiento para pilotarlos.

La gran idea en Lisboa, sin embargo, es acordar un estudio conjunto de la OTAN y Rusia sobre defensa contra misiles.

Esto fue durante mucho tiempo la cuña que los separó, pero, tras la decisión del presidente Obama de cancelar un sistema de defensa contra misiles que estaba supuesto a operar en Polonia y la República Checa, ahora puede servir para acercarlos.

Esto no significa un sistema común, pero sí cooperación entre ambas partes. Y Rasmussen tiene grandes expectativas al respecto.

"Estamos viendo un nuevo comienzo en las relaciones entre la OTAN y Rusia. Y yo iría más lejos: un nuevo comienzo en las relaciones entre Rusia y occidente", declaró.

La OTAN y Rusia también podrían encontrar un terreno común elaborando una lista de amenazas compartida, que incluiría el desarrollo de misiles en varios países -es improbable que se hable sólo de Irán- y la guerra cibernética.

Los rusos, sin embargo, mantienen su cautela.

El embajador ruso ante la OTAN, Dmitry Rogozin, dijo que Moscú debería tener absoluta seguridad de que esto no ponga en peligro el potencial de los misiles estratégicos rusos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.