Nueva Zelanda: socorristas se preparan para lo peor

Los equipos que trabajan en el rescate de los 29 mineros atrapados en una mina de carbón en Nueva Zelanda reconocieron estarse preparando para la posibilidad de no encontrarlos a todos con vida, si bien aún no pierden las esperanzas.

Los trabajadores quedaron atrapados desde el viernes pasado a unos 150 metros de profundidad, luego de que se produjera una explosión en el yacimiento, propiedad de la empresa Pike River.

La operación de rescate se ha visto dificultada por la presencia de gases en la mina y la posibilidad de incendios.

Más temprano el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, había pedido a los familiares de los mineros no perder la esperanza.