Daniel Ortega asume su tercer mandato en Nicaragua

Media playback is unsupported on your device

Daniel Ortega juró este martes como presidente de Nicaragua por tercera ocasión en una ceremonia en Managua a la que asistieron varios mandatarios internacionales, entre ellos los de Venezuela e Irán.

Ortega obtuvo una aplastante victoria en las elecciones de noviembre, que no reconocen sus opositores, quienes denunciaron fraude y no asistieron a la ceremonia de investidura.

En octubre, la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua -dominada por magistrados sandinistas- declaró inaplicable el artículo de la Constitución que impide la reelección consecutiva del presidente y limita a dos su número de mandatos.

Fiesta compartida

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los opositores de Daniel Ortega sostienen que ganó estas elecciones con fraude.

Ortega, de 66 años, juramentó como mandatario durante una ceremonia en la Plaza de la Revolución de Managua, que había sido decorada con miles de flores.

Unos 8.000 invitados -incluidos los presidentes de los otros países centroamericanos y el príncipe Felipe de Borbón, de España, así como el venezolano Hugo Chávez y el iraní Mahmud Ahmadineyad- participaron en la ceremonia de investidura

El exguerrillero sandinista ganó las elecciones con más del 60% de los votos, mientras que su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), obtuvo una mayoría lo suficientemente grande en el Congreso como para promulgar cambios constitucionales.

Sin embargo, el líder parlamentario sandinista Edwin Castro ha negado que haya planes de reformar la Constitución.

Ortega también ha prometido que "no habrá cambios dramáticos" durante sus próximos cinco años en la presidencia.

Pero sus críticos lo acusan de pretender concentrar el poder en sus manos y eternizarse en él.

Ayuda para los pobres

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El príncipe español Felipe de Borbón parece lucir incómodo, mientras la pareja presidencial celebra el polémico tercer periodo de Ortega.

Por su parte, la primera dama nicaragüense y portavoz presidencial, Rosario Murillo, expresó que Ortega estaba "listo" para encabezar uno de los "mejores gobiernos" en la historia de Nicaragua.

El mandatario ya gobernó Nicaragua durante 11 años después de dirigir la revolución sandinista que derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979.

Le tocó en aquel entonces enfrentar a la "Contra", una guerrilla que incluía elementos disidentes del sandinismo, financiada por el gobierno estadounidense de Ronald Reagan.

Ortega convocó a elecciones generales al perder el apoyo de la Unión Soviética, a fines de la década de 1980.

Regresó al poder por la vía electoral en 2006, después de tres intentos infructuosos.

Desde entonces, la economía ha crecido firmemente, aunque Nicaragua sigue siendo uno de los países más pobres de la región.

El propio Ortega ha cortejado al sector empresarial.

También introdujo programas sociales para ayudar a los pobres del país, con una ayuda de aproximadamente US$500 millones anuales de la Venezuela de Chávez y a los que se atribuye su rotundo éxito en las urnas.

Contenido relacionado