Kosovo: cinco encarcelados por tráfico de órganos

Clínica donde se realizaron los transplantes
Image caption La clínica cerró después de que se desatara el escándalo de los transplantes ilegales en 2008.

Un tribunal kosovar respaldado por la Unión Europea sentenció a cinco personas a penas de prisión por tráfico de órganos humanos.

Todos ellos trabajaban en una clínica de Pristina, la capital de Kosovo, donde se llevaron a cabo decenas de trasplantes ilegales en 2008.

Dos de los acusados -exfuncionarios del gobierno- fueron absueltos de los cargos.

A los donantes -generalmente personas con pocos recursos de Europa del este y Asia central- se les prometió un máximo de US$20.000, mientras que los pacientes llegaron a pagar hasta US$130.000 para recibir un órgano trasplantado.