Bolivia presentará queja formal ante la ONU por desvío de avión presidencial

Evo Morales en el aeropuerto de Viena
Image caption El presidente Morales estuvo en una "situación de secuestro", dijo el embajador Llorenty.

Bolivia presentará queja formal ante la ONU y usará "todos los escenarios multilaterales y globales" para denunciar el desvío del avión presidencial que transportaba al presidente Evo Morales desde Moscú y su retención en la ciudad de Viena.

Así lo informó el embajador de Bolivia ante la ONU en Nueva York, Sacha Llorenty, en entrevista telefónica con la BBC desde la ciudad de Ginebra, en Suiza.

"He conversado con la secretaría general de Naciones Unidas manifestando nuestra indignación y poniendo en conocimiento de estos sucesos. Estamos formalizando una denuncia por esta agresión que ha sufrido el presidente de Bolivia, Bolivia y Latinoamérica", dijo el representante diplomático.

"Se ha violado el derecho internacional. El presidente es una persona protegida internacionalmente cuando, como cabeza de Estado, realiza este tipo de viajes. Es absolutamente inadmisible lo que ha sucedido", indicó.

"Nosotros estamos convencidos -añadió- de que es parte de una lógica imperial y lamentablemente. En el siglo XIX, las colonias estaban en América Latina. Ahora América Latina es una zona no sólo de paz, sino de dignidad, y las colonias están en Europa".

No hubo inspección

Llorenty indicó que Morales estuvo en una "situación de secuestro" por más de 10 horas en Viena, ciudad que permitió el aterrizaje del avión después de que -según ha dicho el gobierno boliviano- recibiera negativas de varios países europeos, porque supuestamente llevaba a bordo al ex contratista de la CIA Edward Snowden, solicitado por Estados Unidos.

La nave presidencial, que despegó de Moscú tras una cumbre energética, requería cargar combustible. "Esa es la razón por la que se dijo que su vida estaba en peligro. De no haber podido aterrizar en Viena, la situación se complicaba", explicó.

El portavoz diplomático también negó que la policía del aeropuerto de Austria hubiera inspeccionado el avión, como se informó a través de agencias de noticias.

"He conversado con el ministro de Defensa (que formaba parte de la comitiva presidencial) y ha negado cualquier tipo de inspección, revisión de ningún tipo de funcionario policial al avión presidencial. No hubo ninguna revisión. La información no es correcta", señaló.

Llorenty ratificó que Snowden no se encontraba en la nave en cuestión e insistió en que un avión presidencial "es parte de la inviolabilidad diplomática, más aún si se trata de una nave del Estado".

Contenido relacionado