Chile condena prácticas de espionaje

Sebastián Piñera, presidente de Chile
Image caption El gobierno de Sebastián Piñera reafirmó "su irrestricto apego al derecho y las convenciones internacionales".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile emitió un comunicado a través de su página web en el que condena firme y categóricamente las prácticas de espionaje, cualquiera sea su origen, naturaleza y objetivos.

El comunicado del gobierno chileno se produce días después de que medios de comunicación brasileños revelaron que una supuesta red de espionaje de Estados Unidos, que el exanalista de la CIA Edward Snowden denunció, se extendió a países de América Latina, entre ellos Brasil, México y Colombia.

"En los últimos días se han publicado algunas informaciones de prensa que dan cuenta que agencias de inteligencia estadounidenses habrían realizado actividades de recopilación no autorizada de datos y de interceptación de comunicaciones, afectando a gobiernos, personas y empresas de numerosos países, incluido Chile", señaló el comunicado.

"Sin perjuicio de que se procurará verificar la autenticidad de dichas informaciones, en cuyo caso se solicitarán las explicaciones que corresponda, Chile no puede sino condenar firme y categóricamente las prácticas de espionaje, cualquiera sea su origen, naturaleza y objetivos".

De acuerdo con la cancillería, el gobierno chileno "rechaza cualquier vulneración de la privacidad de las redes de comunicación y continuará trabajando en los organismos internacionales competentes en favor del establecimiento de reglas claras de comportamiento de los Estados, para garantizar los derechos de los ciudadanos y preservar la soberanía de los países".

Lea: Lo que Snowden ha revelado hasta ahora del espionaje de EE.UU.

El miércoles, la cancillería de Colombia también emitió un comunicado en su página web en el que expresa su preocupación por la información difundida por medios de comunicación sobre la supuesta existencia de lo que calificó como un "programa de recopilación no autorizada de datos y de interceptación de comunicaciones personales en Colombia, adelantada por la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de América (NSA, por su sigla en inglés)".

El comunicado informaba que Colombia solicitará al gobierno de los Estados Unidos, por intermedio de su embajador en Colombia, las explicaciones que correspondan.