Tormenta huracanada deja 13 muertos en Europa

  • Redacción
  • BBC Mundo
Bombero retira escombros en una calle de Londres
Pie de foto,

La mayor parte de las víctimas murieron por caída de árboles.

Una feroz tormenta azotó amplias zonas de Reino Unido y de Europa Occidental con vientos huracanados, dejando una estela de árboles caídos, áreas inundadas y al menos 13 personas muertas.

Se trata de una de las peores tormentas registradas en Europa en los últimos diez años y aunque no fue oficialmente clasificada como un huracán, registró ráfagas de viento de hasta 160 km/hora. Se la bautizó popularmente como la tormenta de San Judas Tadeo.

Desde Londres hasta Copenhague, la capital de Dinamarca, y Alemania, los servicios públicos se vieron afectados por el mal clima y por el derrumbamiento de cientos de árboles que cayeron sobre el tendido eléctrico.

En Reino Unido se registraron cuatro muertos, en Alemania seis, mientras que hubo dos en Holanda y uno en Dinamarca, casi todos debido a la caída de árboles, según informaron las autoridades.

La tormenta San Judas no fue calificada como huracán porque no se formó sobre aguas cálidas en mar abierto ni tenía un “ojo” o centro, como sucede con los ciclones que azotan las costas del Caribe y de Estados Unidos.

Hogares afectados

Pie de foto,

Leyton, un barrio del este de Londres, en la mañana del lunes.

La fuerte tormenta golpeó primero el sur de Inglaterra y Gales.

Una adolescente de 17 años murió cuando un árbol cayó sobre su casa en el condado de Kent y un hombre de cerca de 50 años falleció cuando otro árbol aplastó su vehículo en la localidad de Watford.

También fallecieron un hombre y una mujer en el oeste de Londres, después de que la caída de un árbol causara una fuga de gas y la posterior destrucción de la casa.

Más de 220.000 hogares se encuentran sin electricidad en el sureste de Inglaterra y al menos 130 vuelos fueron cancelados en el aeropuerto de Heathrow en Londres.

Las principales compañías ferroviarias cancelaron durante varias horas los trenes que traen cada mañana a miles de trabajadores desde suburbios y localidades aledañas a la capital británica.

En Londres el normalmente atiborrado sistema de transporte subterráneo registró demoras que se prolongaron todo el día, aun cuando lo peor de la tormenta ya se había desplazado hacia el este del continente.

En el aeropuerto de Heathrow, uno de los más congestionados de Europa, se cancelaron más 130 vuelos.

En el centro de la capital británica una grúa en una construcción que se realiza cerca del 10 Downing Street, la residencia del primer ministro David Cameron, se vio desestabilizada por los vientos huracanados

Se calcula que más de 270.000 hogares están sin servicio eléctrico a consecuencia del paso del sistema tormentoso.

Transporte colapsado

Pie de foto,

En Francia la tormenta interrumpió la navegación.

En Suecia y Dinamarca también fueron suspendidos servicios de trenes, mientras que en Alemania varias autopistas fueron cortadas por la caída de árboles y escombros.

Cuatro de los muertos alemanes fallecieron en tres incidentes separados cuando ramas y otros objetos impactaron vehículos, mientras que un marino pereció ahogado al volcarse la embarcación.

En los aeropuertos de Dusseldorf y Hamburgo se cancelaron los servicios por varias horas dejando miles de personas varadas en las terminales.

En Francia se reporta que miles de casas están sin electricidad, mientras que en Holanda los servicios de trenes y los aeropuertos también han presentado problemas en sus operaciones.

La estación central de trenes de Ámsterdam tuvo que ser cerrada debido a daños dejados por la tormenta en su estructura.