Mujer sudanesa acusada de apostasía se reúne con el papa Francisco en Roma

Media playback is unsupported on your device

La mujer sudanesa sentenciada a muerte por apostasía se reunió con el Papa Francisco este jueves, en Roma.

El sumo pontífice dijo que la perseverancia de Maryam Yahya Ibrahim Ishag atestigua su fé cristiana, tras reunirse con ella y su familia en la capital italiana.

Ibrahim estuvo sentenciada a muerte en Sudán por renunciar al islam y su caso generó protestas internacionales.

Fue condenada a morir en la horca por haberse casado con un cristiano, algo considerado por las autoridades sudanesas como apostasía para las mujeres musulmanas.

Su defensa apelaba la sentencia diciendo que había sido criada como cristiana por su madre y que nunca fue musulmana.

Sin embargo, las autoridades la consideraban musulmana porque esa fue la fe de su padre ausente y según la ley islámica no se podía convertir a otra religión.

Finalmente fue puesta en libertad y pudo viajar a Italia con su familia después de pasar un mes en la embajada de Estados Unidos en Jartum.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Ibrahim estaba condenada a morir en Sudán, por haberse casado con un cristiano.

"Misión cumplida"

Al recibirla en el aeropuerto, el primer ministro italiano, Matteo Renzi exclamó: "Hoy es un día de celebración".

Ibrahim se reunió con el pontífice en su residencia de Santa Marta, en Ciudad del Vaticano, poco después de sy llegada.

"El Papa le agradeció por su testimonio de fe", dijo el vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi.

La intención del encuentro, que duró una media hora, era mostrar "acercamiento y solidaridad por todos aquellos que sufren por su fe", añadió.

Derechos de autor de la imagen EPA

El corresponsal de la BBC en Roma, Alan Johnston, dice que no hubo indicios de una participación previa de Italia en el caso.

Lapo Pistelli, viceministro de Relaciones Exteriores italiano, acompañó a Ibrahim en el vuelo desde Jartum y subió una foto de ambos y los hijos de ella en su cuenta de Facebook cuando estaban por aterrizar.

"Misión cumplida", escribió.

Un alto funcionario de Sudán declaró a la agencia de noticias Reuters que el gobierno de Jartum había aprobado su partida con antelación.

El abogado de Ibrahim, Mohamed Mostafa Nour, comentó al programa BBC Focus on Africa que viajó con un pasaporte sudanés que recibió a último minuto.

En peligro

"Está triste por salir de Sudán. Ella ama a Sudán, es el país en el que nació y creció", dijo.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El papa Francisco estuvo media hora con Maryam y su familia.

"Pero su vida está en peligro, así que siente que se tiene que ir. Hace apenas dos días, un grupo llamado Hamza emitió una declaración en la que afirman que la matarán a ella y a todos los que la ayuden", agregó.

El esposo de Ibrahim, Daniel Wani, quien también es cristiano, es de Sudán del Sur y tiene la nacionalidad estadounidense.

Su hija menor, Maya, nació en la cárcel en mayo pasado, poco después de que la sentenciaran a la horca por apostasía, es decir por renunciar a su fe.

Bajo una intensa presión internacional, se le levantó la condena y fue liberada en junio.

Originalmente le habían dado documentos de viaje de Sudán del Sur, pero fue arrestada en el aeropuerto de Jartum, bajo la acusación de que los documentos eran falsos.

Estos nuevos cargos implicaban que no podía salir del país, aunque se le permitió estar bajo custodia de la embajada estadounidense.

La semana pasada, la familia de su padre entabló una demanda tratando de anular su matrimonio, con el argumento de que una mujer musulmana no se puede casar con un hombre de otra religión.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Maryam Yahya Ibrahim viajó con su esposo, Daniel Wani.

Contenido relacionado