El rapero cubano Aldo Rodríguez dice que no recibió dinero de EE.UU.

Los Aldeanos
Pie de foto,

Los Aldeanos, grupo formado por Aldo Rodriguez y Bian Rodriguez,actuaron en abril en el teatro Acapulco de La Habana, Cuba.

El cantante de música rap cubano Aldo Rodríguez Baquero, miembro del grupo de hip-hop Los Aldeanos, le dijo al diario estadounidense El Nuevo Herald que "jamás recibió ningún dinero de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional" (Usaid, por sus siglas en inglés), tras revelarse este jueves una investigación de la agencia de noticias Associated Press (AP) sobre el tema.

Según el informe de AP, el gobierno de Estados Unidos financió un proyecto para promocionar la música rap en Cuba como parte de un esquema para fomentar la democracia en la isla. La agencia de noticias sostiene que el proyecto, supuestamente camuflado bajo iniciativas de promoción cultural, habría buscado promover la música de Rodriguez y otros raperos, aparentemente sin su consentimiento, para difundir mensajes que debilitaran al gobierno cubano.

Funcionarios federales estadounidenses confirmaron la existencia del programa. "Pareció una buena idea para apoyar a la sociedad civil", declaró Matt Herrick, portavoz de Usaid.

Aldo Rodríguez, quien en la actualidad vive en Estados Unidos, manifestó a El Nuevo Herald que desconocía que el promotor de conciertos serbio Rajko Bozic era un subcontratista de la empresa Creative Associates International, que según AP llevó a cabo el proyecto de Usaid.

"Ni siquiera sospechamos que eso podría ser así", declaró el rapero, quien antes de emigrar a Estados Unidos era conocido en Cuba por el tono crítico de sus canciones.

El rapero asegura que conoció a Bozic superficialmente, que le fue presentado por miembros del Grupo Matraka, una promotora cultural independiente que organizaba el festival más grande de música electrónica en Cuba, Rotilla, clausurado por el gobierno de la isla en 2011.

"Nosotros no teníamos presentaciones en Cuba y esta gente de Matraka se ofrecieron para hacernos shows, no solo a nosotros, a muchos raperos que participábamos juntos, pero ahí nunca nos ganamos un peso.

"Nosotros hacíamos nuestra música y ellos nos ayudaban para poder cantar. Las canciones que cantamos en el festival Rotilla, que ahora dicen que era pagado [por la USAID] y que son tan fuertes, las cantábamos desde mucho antes, en la casa además, porque no teníamos donde actuar", subrayó Aldo Rodríguez.

Reconocimiento de Usaid

El proyecto -de cuatro años de duración y que concluyó en 2012- fue dado a conocer este jueves por AP, que lo definió como un "esfuerzo encubierto y fallido" de contratistas del gobierno de EE.UU. para debilitar al gobierno de Cuba.

El portavoz de Usaid, Matt Herrick, defendió el programa, del que aseguró que fue financiado legalmente por el Congreso de EE.UU, para fomentar la democracia y los derechos humanos en Cuba.

Pie de foto,

El rapero cubano negó, en declaraciones a El Nuevo Herald, haber recibido dinero de Usaid.

"No es nada de lo que nos avergoncemos en absoluto", añadió.

El gobierno cubano por su parte no respondió a la información, que ha sido ampliamente difundida por medios cubanos.

Usaid señaló en un comunicado que "respalda programas de la sociedad civil en Cuba y otros entornos restrictivos como parte del esfuerzo general del gobierno de EE.UU. de promocionar sociedades resistentes y democráticas".

Artistas de música hip-hop a quienes los contratistas de Usaid intentaron promover abandonaron la isla o dejaron de actuar tras recibir presión del gobierno de Cuba, dice la agencia AP.

"El Congreso estaba al tanto"

La empresa Creative Associates International -con sede en Washington D.C.- también estuvo detrás de la creación de una red social financiada por el gobierno de EE.UU. en Cuba sobre la que informó AP anteriormente este año.

Usaid niega que el programa de hip-hop en Cuba fuera encubierto y declaró que el Congreso de EE.UU. fue informado.

Según la investigación de AP, la firma Creative Associates International utilizó a Rajko Bozic, un agente de relaciones públicas serbio, para que se pusiera en contacto con artistas en Cuba así como con una empresa fachada en Panamá y un banco en Lichtenstein para intentar ocultar los lazos de EE.UU. con el programa.

Creative Associates International no ha realizado declaraciones.

Por su parte, el senador estadounidense Patrick Leahy, del Partido Demócrata, presidente del subcomité que maneja el presupuesto de Usaid, describió el programa como "mal liderado y mal manejado".

"Usaid nunca informó al Congreso sobre esto y no debería haberse involucrado en algo tan incompetente y temerario. Fue desastrosamente estúpido", añadió.