El Papa declara mártir al arzobispo salvadoreño Óscar Romero

Óscar Romero Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Óscar Romero murió asesinado en 1980 mientras oficiaba misa.

El papa Francisco declaró que el arzobispo salvadoreño Oscar Romero, asesinado mientras oficiaba misa por un francotirador asociado a los escuadrones de la muerte de la extrema derecha, murió como mártir de la fe católica.

Romero murió balaceado en 1980 en una iglesia de El Salvador y es "venerado como un santo por mucha gente en América Latina", explicó el corresponsal de la BBC en Roma, David Willey.

"Está claro que el Papa está acelerando el largo proceso burocrático de reconocer al arzobispo como una de las figuras clave de la Iglesia católica en el siglo XX", afirmó Willey.

La decisión implica que Romero puede ser beatificado sin que se le atribuya un milagro. La beatificación es el paso antes de la santidad en la Iglesia.

Lea: Monseñor Romero: el arzobispo que no necesitó al Vaticano para ser santo

Pero para que Romero sea canonizado, o declarado santo después de la beatificación, se le tiene que atribuir un milagro.

Injusticias

Image caption La beatificación de Romero había sido obstaculizada.

La beatificación de Romero había sido obstaculizada durante décadas por el Vaticano, debido a preocupaciones sobre las supuestas inclinaciones marxistas del sacerdote.

Lea: ¿Quién era Óscar Romero, el arzobispo cuya canonización fue prohibida por el Vaticano?

El papa Francisco había anunciado en agosto del año pasado que suspendía la prohibición para beatificar a Romero.

"Romero habló públicamente en contra de las injusticias sociales y la pobreza y denunció las torturas y asesinatos del régimen militar", dijo Willey.

Sus "ideas políticas radicales y su apoyo a la teología de la liberación, sospechosa por aquel entonces de estar inspirada en el marxismo, ralentizó el progreso hacia la sanidad" de Romero, explicó Willey.

"La verdad se ha abierto camino con la beatificación de Monseñor Romero. Estamos muy contentos. La verdad siempre triunfa, la verdad lo reinvindica, Dios lo ha reinvindicado, la Iglesia lo ha reinvindicado", dijo monseñor Ricardo Urioste, presidente de la Fundación Monseñor Romero.

Contenido relacionado