México: Aristegui cree que hubo "anuencia presidencial" en su despido

Derechos de autor de la imagen Other
Image caption La periodista debió suspender una rueda de prensa convocada inicialmente. Luego hizo su pronunciamiento por internet.

La periodista mexicana Carmen Aristegui, despedida esta semana por la empresa MVS Radio, donde trabajaba, insistió en que lo ocurrido va mucho más allá del uso del nombre de empresa en la plataforma "Méxicoleaks" e insinuó que la propia presidencia de la República puede estar involucrada.

En una declaración de unos 30 minutos divulgada en vivo a través de su sitio de internet, seguida de preguntas de los internautas, la conocida periodista dijo que la "secuencia de hechos sugiere que esto fue fraguado con anticipación, premeditación y mucho poder. El tema de 'Méxicoleaks' y la marca nos ha sonado, desde el primer momento, a pretexto".

El conflicto se desató por el apoyo de la unidad investigativa de MVS al mencionado proyecto, que busca información anónima del público. La compañía dijo que su marca había sido utilizada sin autorización. Después de eso despidió a dos reporteros por "pérdida de confianza". Cuando Aristegui exigió su reintegro para continuar su trabajo, también fue despedida.

Lea: La inesperada tormenta creada por "Méxicoleaks"

Juan Carlos Pérez Salazar, corresponsal de BBC Mundo en México, recordó que la salida de la periodista generó protestas tanto en las redes sociales como en las calles, así como insinuaciones de que el despido se debía a una investigación que el equipo había hecho sobre una propiedad de la esposa del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, conocida como la Casa Blanca.

Cuando se le preguntó si la orden para su salida había venido de Los Pinos (la sede de la presidencia), Aristegui respondió que "apunta a que así es. No me imagino una cosa de este tamaño sin algún tipo por lo menos de anuencia del máximo poder presidencial o de los más altos poderes".

MVS Radio ha dicho que el problema no es la plataforma "Méxicoleaks" sino la manera indebida como se utilizaron la marca y los recursos de la empresa, sin solicitar autorización.

Virulencia

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La salida de la periodista y su equipo ha generado protestas en las redes sociales y en las calles.

En su declaración, la periodista dijo que algo muy grave tuvo que ocurrir con los dueños de la emisora (la familia Vargas Guajardo), para que se comportaran de esa manera "virulenta y agresiva", pues, agregó, siempre habían actuado con caballerosidad y amabilidad.

"¿Quién les hizo hacer y decir todo lo contrario a lo que hemos construido juntos en todos estos años?", preguntó.

Agregó que, al no aceptar ningún tipo de mediación o arbitramento, mostraba que los dueños tenían "el mandato de aniquilar como fuera este espacio de actuación de los periodistas".

Aristegui indicó que, aunque abogados le han dicho que tiene un caso para seguir las vías judiciales, ella y su equipo desean regresar al aire con MVS en las mismas condiciones que tenían antes del conflicto. Para ello propuso que se reunieran el próximo lunes.

Poco después de este pronunciamiento, el vicepresidente de Relaciones Institucionales de MVS, Felipe Chao, insistió en que la relación laboral con Aristegui ya había terminado y que no podían aceptar condicionamientos.

"El motivo de la terminación del contrato obedece a que fijó como condición inamovible la instalación de los dos reporteros separados de su cargo. Como empresa no podemos aceptar condicionamientos o ultimátums de nuestros colaboradores", indicó en un comunicado.

Chao también dijo que era falso que el despido se hubiera fraguado antes del episodio de "Méxicoleaks".

"Carmen sabe muy bien que en el mes de Diciembre, pocos días después de la difusión del reportaje de la Casa Blanca, su contrato fue renovado."

Y agregó: "Este es el momento de que cada quien se haga responsable de sus propios actos. Los reporteros que fueron separados de sus cargos, son responsables de haber comprometido una alianza de MVS en la que no fuimos consultados".

"No te confundas Carmen, lo grave, muy grave que nos está pasando es que una vez más, no puedes aceptar que te equivocaste", recalcó.

Cuando se le preguntó a Aristegui si habían cometido un error al usar la marca de MVS, dijo que no lo veía así. Previamente había dicho que, si había alguna inconformidad por parte de la empresa, era un tema que podía haberse resuelto "con un telefonazo".

Lea: El escándalo que condujo al despido de la destacada periodista Carmen Aristegui

Postura gubernamental

En la única declaración que el gobierno ha hecho al respecto, el secretario de Gobernación (ministro del Interior) Miguel Angel Osorio Chong dijo en un comunicado que se trataba de un "conflicto entre particulares".

"Es deseable que este conflicto entre particulares se resuelva, para que la empresa de comunicación y la periodista sigan aportando contenidos de valor a la sociedad mexicana", se indica en el comunicado.

Y finaliza diciendo "el Gobierno de la República ha respetado y valorado permanentemente el ejercicio crítico y profesional del periodismo, y seguirá haciéndolo con la convicción de que la pluralidad de opiniones es indispensable para el fortalecimiento de la vida democrática del país".

Contenido relacionado