3 consejos para que tu viaje de vacaciones en avión salga sin tropiezos

Una persona mirando un tablero que anuncia las salidas y llegadas de aviones en un aeropuerto
Image caption ¿Emocionado porque vas a viajar en Navidad? Prepárate bien, para que la experiencia sea positiva.

Cuando en la radio suena la canción Jingle Bell Rock, la alegría navideña inunda a muchos, en particular las líneas aéreas: sólo en Reino Unido más de cinco millones de británicos viajaron en esa temporada en 2015.

Este año, durante el feriado por el Día de acción de gracias en EE.UU., un total de 27,3 millones de estadounidenses se montaron en aviones, 2,5% más que en el 2015, según datos de Airlines for America, una organización dedicada a la industria aérea en ese país.

Esas estadísticas dibujan un panorama muy claro para quien se disponga a viajar en Navidad: vuelos repletos de personas, retrasos por mal tiempo, virus de todo tipo y turistas malhumorados.

Es por ello que recomendamos, antes de hacer la maleta, revisar a fondo la planificación de tu viaje, y tomar en cuenta los siguientes tips.

1. La seguridad primero

"Los paquetes envueltos en papel de regalo son escaneados como cualquier otro paquete", señala la Administración de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (TSA por sus siglas en inglés).

"Podemos ver a través del papel, así como lo hacemos con los equipajes. Y así como tenemos que abrir una maleta debido a que detectamos alguna anomalía o alarma, de igual forma abrimos los paquetes envueltos cuando requieren una revisión adicional".

Image caption No guardes regalos envueltos. Los oficiales de seguridad podrían tener que abrirlos.

En otras palabras, no envuelvas los regalos que lleves en tu equipaje de mano o en la maleta que vas a chequear.

Por su parte, Daniel Post Senning, autor de "Modales en un mundo digital: vivir bien en la red", recuerda a los pasajeros que la mejor forma de prepararse para las revisiones de seguridad en los aeropuertos es conocer las reglas y regulaciones.

"No hay nada que retrase más la fila de escaneo de equipajes de mano que un pasajero poco preparado, que lleva un pote de champú grande o zapatos que toman demasiado tiempo desamarrarlos".

"Si tienes muchos aparatos electrónicos que sacar de tu equipaje, se cortés y deja que otros pasajeros vayan delante de ti", sugiere Senning.

La clave para prepararse para este chequeo de control es saber qué es lo que se permite llevar en equipaje de mano, y qué cosas dejar en la maleta para chequear.

¿Juego de cuchillos para un asado? Maleta para chequear. ¿Cigarrillo electrónico? Equipaje de mano. ¿Patines de hielo? Equipaje de mano o maleta, tú eliges.

Demás está decir que todo tipo de fuegos artificiales, latas de oxigeno o airbags para vehículos no están permitidos ni en uno ni en otro. Ni lo intentes.

Las autoridades aeroportuarias de Reino Unido y Estados Unidos mantienen una lista actualizada de artículos prohibidos en sus respectivas páginas web.

No hay nada que retrase más la fila de escaneo de equipajes de mano que un pasajero poco preparado, que lleva un pote de champú grande o zapatos que tarda en desamarrarse"

Daniel Post Senning, experto en protocolo

Para mayor ilustración, la Transport Security Administration (TSA) de EE.UU. tiene en su popular cuenta de Instagram una interesante muestra de elementos confiscados, que van desde manoplas de bronce hasta una posapocalíptica máscara antiguas adornada con balas.

¿Y qué hay de esos pequeños adornos que llevamos para las vacaciones, como esos globos llenos de líquido que encierran imágenes de Navidad con escarcha simulando nieve? Sería mejor dejarlos fuera de la lista de obsequios.

Aunque no están incluidos en la lista de artículos prohibidos, estos adornos contienen más de 100 mililitros de agua, o en todo caso, el oficial supervisor así lo puede creer.

¿Qué puedes hacer para ahorrarte ese dolor de cabeza? Haz la prueba de la pelota de tenis: si el globo es más pequeño que una pelota de tenis, probablemente no tendrás problemas en los puntos de control del aeropuerto.

Si es más grande es preferible no llevarlo, o si te atreves, mételo en la maleta para chequear.

2. Mantente saludable

Esta es la temporada de resfriados y gripes.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Especialmente si llevas niños, no olvides las toallitas desinfectantes.

Y aun cuando es una época para dar y recibir, un regalo que no quieres abrir en tu casa es un paquete de estornudos, o algo peor.

Al estar en sitios públicos tan concurridos se incrementan las probabilidades de contagiarse de un virus, y ese factor se multiplica en los aviones, un ambiente cerrado donde conviven cientos de personas al día.

"Para evitar enfermarte mantén tus manos debajo de los hombros. No te toques los ojos, orejas, nariz o boca", advierte Senning.

Pero si las precauciones fallan, y debes viajar engripado, entonces recuerda empacar pañuelos desechablesy agua, además de alejarte de los demás pasajeros cuando vayas a toser o estornudar.

Bota los pañuelos o servilletas que utilices en la papelera del baño. No los dejes en el bolsillo del asiento de enfrente, ni se los des a las aeromozas: ellas tampoco quieren enfermarse.

Y ya que hablamos de aviones, ¿sabes cuál es el lugar más sucio en una aeronave? La mesa plegable frente a ti.

Si traes tus propias toallitas desinfectantes para limpiar la bandeja, los apoyabrazos, las ventanitas de aire acondicionado y las persianas de las ventanas, puedes disminuir el riesgo de contagiarte.

Donde quiera que vayan tus manos, las estarán asechando los gérmenes.

3. Sé amable con las azafatas

¿Qué puede ser la cosa más amable a tener en cuenta mientras viajas en tus vacaciones?

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Sé considerado con los otros pasajeros, pero también con el personal de los aeropuertos y aviones.

Ser considerado con la tripulación de vuelo puede rendir muchos frutos, sobre todo si quieres una buena atención cuando lleguen los momentos de mayor estrés para ellos.

Algunos empleados de aerolíneas -especialmente los más nuevos en las tripulaciones- pueden llegar a acumular entre 10 y 14 horas de trabajo al día. Eso no incluye el tiempo que les toma ir de la casa al aeropuerto.

Cuando hay mal clima (como durante el otoño y el invierno, con lluvias y nieve), se pueden producir retrasos que afecten tu cronograma.

Sin embargo, esas horas de retraso también extienden la jornada de trabajo de la tripulación. Además, recuerda que ellos solo comienzan a cobrar cuando el avión se separa de la puerta de abordaje.

Es decir, que si es molesto pasar dos horas encerrado en un avión esperando la autorización para despegar, para ellos además es un tiempo que no les pagarán.

Lee la historia original en inglés en BBC Autos

Temas relacionados

Contenido relacionado