El imperio ruso a todo color

Imágenes poco vistas de la época del imperio ruso realizadas por el aristócrata Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii, mediante una exclusiva técnica fotográfica que él mismo desarrolló.

Biblioteca del Congreso, División de Grabados y Fotografías, Colección Prokudin-Gorskii

Fuente de la imagen, BBC World Service

Pie de foto,

Esta fotografía de colores vivos fue sacada hace 100 años. Es un autorretrato del aristócrata ruso Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii, mediante una exclusiva técnica fotográfica que él mismo desarrolló. Prokudin-Gorskii estudió química con Mendeleev, inventor de la tabla periódica, antes de viajar a Berlín para estudiar fotoquímica

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Prokudin-Gorskii tomó miles de fotografías entre 1909-1912, mientras recorría el imperio ruso con un pase especial del zar Nicolás II. Él creó un panorama de todos los pueblos, los paisajes, las industrias y las antigüedades de Rusia.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Sus viajes lo llevaron desde el extremo norte hasta la frontera afgana. En esta imagen Prokudin-Gorskii es la figura con la capa de color beige, disfrutando de un paseo en un rústico carro lleno de heno.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Sus imágenes retratan el momento en el que Rusia está a punto de entrar en el mundo moderno. Las vías del ferrocarril estaban comenzando a introducirse en territorios que los rusos apenas conocía. El cuarto oscuro de Prokudin-Gorskii era un vagón de ferrocarril proporcionado por el zar.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

El aristócrata tomó sus fotos sobre placas de vidrio de gran tamaño. Cada imagen fue capturada tres veces, con filtros rojo, azul y verde. Proyectada en conjunto, la imagen triple aparecía a todo color. Sin embargo, fue después de la llegada de la fotografía digital que se hizo posible crear impresiones de color de alta calidad del trabajo Prokudin-Gorskii.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Estas familias están cosechando té en las plantaciones de Georgia. Pertenencen a la etnia griega, una comunidad fuerte en ese momento, pero casi desaparecida hoy en día.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Prokudin-Gorskii tomó el tren hasta el sur y hasta la ciudad de Samarcanda, que había sido tomada por el ejército ruso no mucho tiempo atrás. En la actualidad es Uzbekistán.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Aquí están los dignatarios, académicos y escolares de la ciudad en sus mejores galas, junto a los pobres.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Poco después, los protagonistas de las fotografías de Prokudin-Gorskii se vieron sumidos en la guerra. Algunos huyeron durante la Primera Guerra Mundial y la guerra civil que siguió a la Revolución Rusa. Otros se convirtieron en ciudadanos soviéticos.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

Estos dos hombres están vendiendo entradas para el circo. En los anuncios publicitarios se puede ver la escritura cirílica que se había introducido en los territorios asiáticos de Rusia, anunciando hombres fuertes y actuaciones temerarias a caballo.

Fuente de la imagen,

Pie de foto,

El mismo Prokudin-Gorskii abandonó Rusia en 1918, pasando una temporada en Noruega y Gran Bretaña, antes de instalarse en Francia. Su familia tenía sus placas de vidrio guardadas en un sótano de París, y las vendió a la Biblioteca del Congreso de EE.UU. en 1948.