La tragedia silenciosa de los abortos en Brasil

La tragedia silenciosa de los abortos en Brasil

La brasileña Jandira dos Santos Cruz desapareció a fines de agosto cuando fue a una clínica clandestina a hacerse un aborto. Sus restos calcinados fueron hallados un mes después.

Cinco personas fueron acusadas y la policía aún busca otros sospechosos, incluyendo al falso médico que habría practicado el aborto.

La muerte de la joven, que tenía dos hijos, volvió a plantear el costo humano de una realidad trágica.

El aborto es ilegal en Brasil, pero cada año un millón de mujeres termian sus embarazos en forma prematura en clínicas prohibidas o con métodos artesanales.

Una encuesta reciente señala que el 79% de la población se opone a la legalización del aborto, pero una de cada cinco mujeres aborta antes de los 40 años.

A pesar de las muertes, el tema no es debatido por los principales candidatos en los comicios presidenciales del 5 de octubre.

Vea el caso de Jandira y su impacto en este video de BBC Mundo.