Las imágenes que confirman la destrucción del templo de Bel, el más emblemático de Palmira, a manos de EI

Templo de Bel Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La imagen de la izquierda muestra el templo de Bel el 27 de agosto pasado y la de la derecha su estado tres días después.

El templo de Bel era el más importante y mejor conservado del conjunto arqueológico de la ciudad siria de Palmira, una joya de 2.000 años considerada Patrimonio de la Humanidad.

Pero ya no existe. La estructura, considerada una síntesis de los estilos arquitectónicos típicos del antiguo Medio Oriente y del mundo grecorromano, fue destruida por el autodenominado Estado Islámico.

Solamente dos columnas quedan el pie, segúnimágenes de satélite con el antes y el después del último ataque del grupo en contra del patrimonio histórico de Siria.

El lunes el Departamento de Antigüedades del gobierno sirio aseguró a la BBC que la estructura básica del templo y sus columnas seguían en pie, aunque reconoció que sus funcionarios no habían podido acercarse lo suficiente como para saber cuál era el alcance de los daños.

Pero Unosat, el programa de satélites de Naciones Unidas, desechó esa versión. "Desafortunadamente, las imágenes que obtuvimos muestran que el edificio principal del templo fue destruido", explicó este martes Einar Bjorgo, el director de Unosat, a la BBC.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El templo de Bel era la joya del sitio arqueológico de Palmira.

Eso ya lo habían advertido los residentes, quienes informaron que la noche del domingo tuvo lugar "una explosión que hasta los sordos hubieran podido oír".

"La destrucción es total", aseguraba Nasser Zaer, un vecino de Palmira, a la agencia de noticias Associated Press. "Los bloques y las columnas están por el suelo", agregó.

Lea: Palmira, la "Venecia del desierto" amenazada por Estado Islámico

También Baalshamin

Unas imágenes similares confirmaron el lunes la destrucción de otra estructura bimilenaria en Palmira, el templo de Baalshamin, por parte de EI.

Esta era una de las estructuras más completas de la histórica ciudad siria de Palmira, construida en honor al dios de la lluvia y la fertilidad en el año 131 después de Cristo y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Estas imágenes confirmaron el lunes la destrucción de otra estructura bimilenaria en Palmira, el templo de Baalshamin

A mediados de mayo los milicianos se hicieron con el control de Palmira, situada en un oasis a 215 kilómetros al nordeste de la capital Damasco, y desde entonces están cumpliendo con su amenaza de acabar con los restos arqueológicos que tachan de "símbolos de idolatría pagana".

Así lo hicieron el Siria, y también en Irak, el otro país en el que están estableciendo su "califato".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Así, con una explosión, destruyeron el templo de Baalshamin.

Además, el pasado 18 de agosto los yihadistas decapitaron a uno de los principales arqueólogos sirios, Jaled Asaad, de 81 años, después de haberlo tenido retenido durante un mes.

Lea también: Estado Islámico decapita en Palmira a uno de los arqueólogos más respetados de Siria

Los militantes de EI "no podrán silenciar la historia", dijo la directora de la Unesco, Irina Bokova.

Pero, por el momento, siguen borrando las huellas.

Contenido relacionado