Los rostros de los “ciudadanos fantasmas” en República Dominicana

Familia de Merida Baltazar Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Merida Baltazar nació en Haití en 1973. Llegó siendo niña con sus padres. Nunca ha podido registrar a sus 5 hijos. Tiene problemas médicos y no puede ir a un hospital.

Sin documentos, en una situación prácticamente apátrida y sin posibilidad de trabajar o de acudir a un médico se encuentran miles de indocumentados, la mayoría de origen haitiano, que quedaron atrapados en el complicado sistema burocrático y jurídico de República Dominicana.

Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Amnistía Internacional recomienda a República Dominicana reconocer la existencia y las causas de la apatridia en el país.

Son "ciudadanos fantasma", denuncia Amnistía Internacional (AI) en un informe que analiza la situación generada tras una reciente sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros que viven de manera irregular en el país, que se aplicó con "carácter retroactivo" a personas nacidas desde 1929.

Las autoridades dominicanas afirman que nadie es apátrida en su país y defienden su disposición a resolver el problema con el plan de regulación de extranjeros que pusieron en marcha en 2013 para arreglar la situación legal de los indocumentados que se inscribieran antes de febero de este año.

Sin embargo, la organización de derechos humanos señala que la complejidad del proceso, la falta de información y la dificultad de los afectados para acceder a los documentos que les solicitaban dejó fuera miles de personas.

"En la práctica, las autoridades de la República Dominicana han barrido del mapa a cuatro generaciones de dominicanos de un plumazo", indicó la directora del Programa de Amnistía Internacional para América, Erika Guevara-Rosas.

"Sin nacionalidad, decenas de miles de personas se han convertido efectivamente en fantasmas y deben superar enormes obstáculos para acceder a los servicios básicos del país", agregó Guevara-Rosas, quien consideró "insuficientes" las medidas del gobierno para resolver la situación.

Esto son algunos de los afectados.

Derechos de autor de la imagen Santiago Vidal
Image caption Adonis nació en la República Dominicana en 1994 de padres haitianos. Su nacimiento nunca fue registrado porque no tenían documentos.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Juan Alberto Antuan Vil, nacido en República Dominicana de ascendencia haitiana, muestra la cédula de identidad que finalmente obtuvo en 2014; llevaban siete años denegándole la documentación.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption “Es muy grave no tener documentos. Necesito trabajar por mi hija. Me siento indefensa porque no puedo hacer nada en la vida”, contó a AI Giselle, quien nació en la República Dominicana en 1979 de padres haitianos, que no la registraron al nacer.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Jessica tiene 14 años, nació en la República Dominicana, de padres haitianos pero no recibieron el certificado de nacimiento en el hospital en el que nació. Su padre intentó inscribirla en el registro civil pero su solicitud fue rechazada.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption “No tenemos documentos de Hatí ni de aquí… Nunca hemos estado en Haití. No sabría dónde ir allí si me deportaran”, cuenta Camelia (dcha) junto a su hermano Ufenda y su madre. Ambos nacieron en República Dominicana de padres haitianos.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Decenas de activistas de derechos humanos y descendientes de haitianos se manifestaron en mayo frente al Palacio Presidencial en Santo Domingo urgiendo la restauración de su nacionalidad dominicana.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption A Criciana Neguilis Teresa le fue retirada su nacionalidad después de que se aplicara la sentencia del Tribunal Constitucional de 2013.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Casa de Maritza Garcia. Para acceder a un empleo formal es necesaria la cédula de identidad. Obligada a trabajar en el sector informal, la gente sin documentos de identidad es más vulnerable a la explotación, indica Amnistía Internacional.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption A Maritza García también le retiraron la nacionalidad. A su hija, que nació en 2014, le fue denegada la prueba de nacimiento. “Quiero seguir estudiando. Con un bebe en los brazos, dónde voy a ir si me quieren expulsan?", dijo.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Al menos 180.000 haitianos -de los 458.000 que calcula el gobierno que viven en territorio dominicano- son susceptibles a ser deportados.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Elisa García muestra una publicación de Amnistía Internacional que insta a evitar las expulsiones de dominicanos de ascendencia haitiana.
Derechos de autor de la imagen Amnistia Internacional
Image caption Eliana, de 15 años, nació en República Dominicana. Con sus hermanas intentaron acogerse al Plan de Naturalización, pero no tenían acta de nacimiento.“Queremos un chance para inscribirnos otra vez”, dijo.

Contenido relacionado